cd.jpgLas palabras suenan muy bien cuando sirven para transmitir ideas, pensamientos o conceptos coherentes y esperanzadores. Por eso suenan tan bien las últimas pronunciadas por el líder del Partido Popular en torno al canon digital y otras propuestas. Las palabras del político conservador han sido:

Un canon indiscriminado penaliza el talento y el Gobierno que yo presida no está por la labor. Yo lo que haré es otra cosa: primar la creatividad y levantar el manto de sospecha digital que se ha extendido sobre todos los ciudadanos. Lo haré porque no quiero que se presuma que los ciudadanos se dedican a la piratería pero, sobre todo, porque no quiero que España evolucione hacia la edad de piedra tecnológica.”

Sencillamente impecable, nada que objetar a un razonamiento tan bien hilvanado. Ahora bien, no sé si es que me ha entrado una crisis de fe en las personas en general y en los políticos en particular o quizá es que yo también me mediatizo por culpa de las próximas elecciones generales. El caso es que me da por pensar que Rajoy estuvo en un gobierno que no luchó en su momento contra el canon, que fracasó en varios planes tecnológicos y que creo yo no impulsó adecuadamente la sociedad de la información y la tecnología. Exceso de memoria, puede ser.

Aunque siempre hay que agarrarse a la esperanza en las personas o en que todos tenemos derecho a cambiar. Ya se sabe que no hay fe más fuerte que la de los conversos.

Más en Enrique Dans.