martinsa.jpgRepunta la morosidad de manera aguda en muy poco tiempo, 31% en un mes, golpeando casi por igual a bancos y cajas aunque estas últimas van acumulando saldos dudosos de manera más importante. Supongo que esta no será excusa para que las instituciones tomen medidas ectremas ya que cuando la morosidad era insignificante tampoco invitaron a nada. Pero vayamos a las tripas del asunto.

El problema de los fríos titulares basados en datos agregados es que no dan una verdadera dimensión de la realidad. Si uno lee que “la morosidad se dispara un 31% en un mes” alcanzando en 30 días lo mismo que en todo 2005, sin duda se sentirá preocupado. Pero si continúa leyendo y comprueba que gran parte de este lastre proviene de la “exitosa” gestión del “gran y visionario empresario” dueño de Martinsa, entonces quizá se amortigue un poco el desasosiego.

Que cada palo aguante su vela, los ricos de hace poco han dejado una pella de mucho dinero mientras los sufridos trabajadores seguimos aguantando. Lo que significa que cada uno aguantará lo suyo, ellos de rositas, los demás no. Me suena.

Enlace: El País.

También te puede interesar:
¿Adiós al cobrador del frac?