Un seguro de decesos cubre los gastos que genera el enterramiento de la persona asegurada. De esta manera, este seguro lo contratan aquellas personas que  quieran prevenir las consecuencia económicas que producen los gastos funerarios para sus familiares, así como evitar que éstos tengan que ocuparse de los trámites que conlleva un entierro.

Los seguros de decesos cubren los gastos del entierro, cremaciones y en el, caso de los extranjeros,  los gastos de repatriación si el asegurado muere por muerte natural.

De manera complementaria, un seguro de decesos puede cubrir también:

  • Asistencia telefónica

Consiste en un servicio de información legal para realizar los tramites pertinentes y asesoramiento.

  • Asistencia en viaje:

Este servicio cubre las situaciones imprevistas de accidente y muerte, y se hace cargo de los gastos médicos, repatriación , traslados de enfermos, etc.

  • Gestoría:

 Con esta cobertura la compañía se encarga de todo el papeleo y realiza todas las gestiones necesarias, como los trámites administrativos, la obtención dell certificado de defunción, la tramitación de la pensión de viudez y de orfandad, y ofrece también un servicio legal de asesoramiento.

 

  • Repatriación para los residentes en España:

El seguro de decesos cubre la repatriación a cualquier lugar del mundo. La cobertura ofrece el sepelio completo en España, todos los trámites legales y médicos necesarios para la autorización de repatriación, los tramites administrativos, el traslado desde España hasta el país de origen y el viaje para un acompañante que resida en España o en el país de origen.

Foto: Javier Lastras