ordenador empresa

Cuando tenemos una empresa, una de las primeras necesidades que os van a surgir es la de incorporar un ordenador. En la mayoría de los casos, la mejor alternativa es utilizar el mismo que en la casa, aunque es cierto que existen otras situaciones en las cuales se hace necesario comprar uno nuevo. Por eso queremos recomendarte algunos elementos que debes tener en cuenta en estos casos.

Por ejemplo, para pensar antes de ir a comprar, debes tener en cuenta que el cambio de ordenador debe realizarse cuando realmente se necesita o merece la pena el cambio, y no simplemente por capricho. Fuera de eso, conviene que dejes de lado las baratijas del mercado, sobre todo las chinas, y también aquellos equipos de segunda mano. A fin de cuentas, el ordenador es una inversión más en la empresa.

Obviamente, una vez que te pongas a mirar nuevos ordenadores en el mercado, es evidente que vas a fijarte en el presupuesto con el que cuentas, llegando incluso a ver directamente los equipos ordenados por su costo. La cuestión es que conviene realizar el gasto necesario, y aunque tengas 3.000 euros disponible, puede que para tus necesidades sea suficiente con mucho menos.

Otra disyuntiva muy común en estas situaciones tiene que ver con que si nuestras necesidades tienen que ver con el requerimiento de requiere un ordenador de sobremesa o uno portátil. Obviamente, esto tendrá que ver con la idea de sacarlo de la empresa. Si no se va a sacar, es mucho mejor el de sobremesa porque es más duradero y estable.

Finalmente, y dejando de lado cuestiones evidentes como su tamaño, potencia y demás, tienes que saber analizar el sistema operativo que necesitas. Normalmente los más utilizados ahora son el Windows 7 y 8, aunque algunos no olvidan el XP, y los más audaces se fijan directamente en las posibilidades de Linux.