Durante la presentación de sus datos económicos del año pasado, Sanitas ha vuelto a demandar que aquellos una deducción fiscal para los asegurados que tengan pólizas de salud. El reclamo, llevado en la voz de su consejero delegado, Iñaki Ereño, supone que estas personas tengan “aproximadamente 600 euros menos de gasto médico” para la sociedad española en su conjunto.

De hecho, a fin de lograr una estimación total de estos gastos, el directivo ha remitido a multiplicar esta cantidad por los 8 millones de asegurados que hay en España en la actualidad, con lo que se puede determinar que las cuentas públicas dejarían de pagar, por tanto, 4.800 millones de euros.

Justamente a raíz de estas cuentas es que el propio Ereño ha intensificado el reclamo mediante el cual se espera que se reconozca esta situación y que se dé un aliciente al asegurado para que haga un esfuerzo para mantener su póliza, aún cuando el mercado parece no beneficiarlo, siendo ésta una de las principales consecuencias de la crisis española.

Al mismo tiempo, Ereño ha sostenido que el ahorro podría ser aún mayor, ya que si se aplicara esta medida “aproximadamente un millón de españoles adquirirían una póliza que antes no tenían” y de esta manera se producirá una especie de ciclo, en el que la sociedad española resultase como principal beneficiada.

Más allá de todos estos datos, igualmente, hay que señalar que el representante de Sanitas ha especificado que están conformes con el ofrecimiento en salud que tiene su compañía, a razón de que ha facturado 1.100 millones de euros en 2011 y se encuentra en el segundo puesto del ranking de empresas del sector, con un crecimiento promedio en el balance del 3%, del cuál una tercera parte ha sido por el aumento del número de asegurados y el resto por el incremento en el precio de las primas.