campnou.jpgAunque los 40.000 euros que cuesta se salen de mi presupuesto para este mes, me parece que el equipo barcelonista abre la vía que después seguirán otros. No es un planteamiento innovador puesto que prácticas similares se realizan desde hace años en Inglaterra pero demuestra cierta capacidad de adaptación y búsqueda de recursos. Considerado fríamente, un estadio cerrado no sólo no produce dinero sino que tiene costos en forma de gastos fijos al tiempo que se constituye en un recurso desaprovechado.

La fórmula encontrada tiende al elitismo considerando el precio, parece pensado casi en exclusiva para eventos de empresa, por lo que no estaría de más que pensasen en dar oportunidad a opciones más modestas sobre todo en aquellos lugares con menos capacidad para atraer a entidades con capacidad para realizar importantes desembolsos.

Quizá algún día…

Enlace: eleconomista.