Es muy probable que durante los próximos años cambie mucho la forma de trabajar de los departamentos de recursos humanos de las empresas, ya que éstas se convertirán en áreas más relacionadas con el negocio, y sobre todo mucho más tecnológicas de lo que han venido siendo hasta ahora.

Fuente: relpe.org
Fuente: relpe.org

Las redes sociales se han implantado en nuestra sociedad para quedarse, y cada vez son más los beneficios que nos ofrecen. Tienen un papel muy importante en el ámbito de las relaciones humanas y de los recursos humanos de las empresas en particular, ya que de hecho el 95% de las compañías ya las usan para estos fines, aunque todavía no de una forma realmente eficaz. Se entiende que las empresas no cuentan con la formación ni las herramientas adecuadas.

Por tanto, las redes sociales no sólo sirven para aquellas personas demandantes de empleo, a la hora de buscar empresas e información de estas, sino también para los empleadores, a través de la gestión de talento en las redes sociales. 

En los procesos de reclutamiento, las empresas están prácticamente obligadas a recurrir a las redes sociales si quieren encontrar el “candidato perfecto”. Es necesaria una red de contactos que sea capaz de recomendar a los candidatos adecuados.

Es imposible para una persona que busca empleo conocer todas las oportunidades si no tiene una red que le recomiende en una oferta y es imposible para una empresa alcanzar a la persona adecuada si no cuenta con una base de datos actualizada a la que acudir para encontrarlo.

Todo esto que hemos mencionado, está relacionado con redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin. Estas redes han hecho que candidatos de diferentes sitios se den a conocer, algo que hasta ahora, a la hora de procesos de reclutamiento era más difícil. En definitiva, se ha producido una globalización en los departamentos de recursos humanos, que beneficia a todos, tanto candidatos como empleadores.