Aunque los últimos rumores y especulaciones del sector de los seguros en los Estados Unidos, anticipaban para las semanas que acaban de pasar una rebaja en el registro de pedidos de pólizas por desempleo, los datos arrojados finalmente por el Departamento de Trabajo han sorprendido a todo el mundo, debido a la poca cantidad de personas que se acercaron a realizar estos trámites, de modo inusual por la altura del año en la que nos encontramos, incluso.

La cuestión es que, de acuerdo a estos datos expresados por el Departamento de Estado, los pedidos de seguros por desempleo en Estados Unidos bajaron en 14.000 la semana pasada, al resultar de 374.000, su menor registro desde fines del pasado mes de mayo, situación que como explicábamos, ha sorprendido a más de uno, pero que en principio produce un alivio para el segmento de seguros en análisis.

En este sentido, no podemos dejar de mencionar que, por ejemplo, muchos de los analistas hablaban de un descenso de alrededor de 1.000 solicitudes, sobre el dato original de 386.000 pedidos de seguros informados para la semana terminada el sábado 23 de junio, que ahora fue revisado a 388.000, en el marco de la tipología de investigación que desarrolla el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

Considerando entonces que según los informes oficiales, el promedio de solicitudes nuevas en cuatro semanas, que es un indicador menos volátil a todas luces, y que suele ser seguido casi con tanto interés como los registros semanales, bajó en 1.500 hasta 385.750, manteniéndose cerca de su mayor nivel en siete meses.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar que el número de estadounidenses que siguió recibiendo el beneficio descendió en 4.000 al resultar de 3,306 millones en la semana al sábado 30 de junio, y si tenemos en cuenta que a estas mismas alturas del año pasado, se establecía en unos 3,719 millones de personas.