Madrid acoge desde el próximo lunes 2 de diciembre la Cumbre del Clima (COP25) tras la renuncia de Chile, con motivo de la inestabilidad política en el país latinoamericano. En ella, los estados participantes pueden presentar sus nuevos proyectos y planes de acción para la reducción de gases, tras las propuestas expuestas en la cita de París del año 2015, que deberán ser ratificados en la conferencia del clima de Glasgow en 2020.

La celebración de la Cumbre se produce días después de conocerse datos ciertamente preocupantes ofrecidos por el boletín de la Organización Meteorológica Mundial sobre los Gases de Efecto Invernadero, que ha mostrado que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó las 407,8 partes por millón (ppm) en 2018, tras haber sido de 405,5 ppm en 2017. La agencia especializada de la ONU en aspectos como el cambio climático asegura que el incremento de CO2 que se produjo de 2017 a 2018 fue muy similar al observado de 2016 a 2017 y se situó justo por encima de la media del último decenio. Los niveles mundiales de CO2 sobrepasaron el simbólico e importante umbral de 400 partes por millón en 2015.

Estas cifras constatan el calentamiento global que se produce en nuestro planeta y, además, reafirma la tesis que sostiene que miles de ciudades y pueblos costeros en todo el mundo están en riesgo de inundación. Así lo afirma el estudio Climate Central de la revista Nature Communications, que pone de manifiesto las consecuencias del cambio climático en 135 países, entre los que se encuentra España, en varios escenarios posibles a mediados de siglo y al término del mismo. Así, el trabajo recoge que en un escenario de altas emisiones -similar al actual- entre 210.000 personas (en el 2050) y casi 350.000 (en 2100) corren riesgo de ser damnificados por inundaciones en sus ciudades.

También te puede interesar:
Ventajas de la financiación para Pymes de BBVA

Entre las zonas más destacadas se encuentra el suroeste de Andalucía, con Doñana como una de las grandes perjudicadas -así como las costas de las provincias de Cádiz y la propia Huelva-. En el Mediterráneo, las principales zonas afectadas serían el delta del Ebro, o la Albufera; mientras que en el Cantábrico, ciudades como San Vicente de la Barquera o la capital, Santander, están en especial riesgo ante este escenario. Curiosamente, tanto el Levante como el Golfo y el Estrecho son los territorios marítimos con más actividad sísmica en nuestro país. Conclusiones nada halagüeñas.

Y es que el estudio ofrece otro horizonte menos agresivo, en un contexto de bajas emisiones, con 200.000 y 290.000 personas afectadas. Dos situaciones que se trasladan a otras partes del mundo como Asia, principal continente en riesgo. Todos estos datos dejan una misma deducción: millones de hogares en todo el mundo correrán peligro de inundación.

¿Cómo nos podemos proteger?

Si partimos desde un entorno al que debemos poner remedio con medidas de desarrollo sostenible, como las recogidas en la Agenda 2030, el plan de acción impulsado por la ONU y suscrito por los estados miembros. No obstante, Climate Central no ofrece perspectivas positivas aún alcanzando los 17 objetivos del programa de Naciones Unidas. De hecho, hay zonas costeras en el mundo que ya sufren los efectos del aumento del nivel del mar, al que este estudio prevé mayor impacto en los próximos 80 años.

Sin ir más lejos, más de 100 millones de habitantes de zonas que se sitúan por debajo de la línea costeras utilizan ya muros y diques de contención para defenderse de este incremento en el volumen de los océanos, como ocurre por ejemplo en la ciudad de Yakarta, capital de Indonesia. Aún así, existe una notable desprotección, pues se calcula que hasta 300 millones de personas estarán amenazados por inundaciones y más de 1.000 millones vive por en franjas litorales de baja elevación (10 metros por debajo o por encima del nivel del mar).

También te puede interesar:
HUB Emprende lanza su tercera convocatoria para acelerar startups españolas

Hogares y vehículos en riesgo: seguros más caros

Las compañías aseguradoras no son ajenas a este contexto de cambio climático. Así, los expertos anuncian un incremento -aún sin cifrar- en los precios de los seguros en todo el mundo y, en particular, en lugares de riesgo, tal y como afirma el popular comparador de seguros. Llama especialmente la atención la zona del Delta del Ebro, donde hasta la isla de Buda está sumergiéndose poco a poco en el mar por el deshielo de los polos. Las perspectivas para esta zona geográfica son desoladoras puesto que, si se cumplen los presagios, un metro de subida provocaría casi la desaparición del Delta y la inundación de varias localidades. Incluso llegaría hasta lugares más centrales de esta región del Golfo de Valencia.

Así pues, las aseguradoras prevén un incremento en el número de inundaciones y, por ende, de riesgo en hogares y vehículos a cuyos dueños habrá que indemnizar a causa de estos fenómenos naturales. No obstante, no es directamente la compañía la que se responsabiliza de los daños, sino el Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Economía que desempeña estas funciones, las relativas a los riesgos extraordinarios.

Sin ir más lejos, este organismo ha tenido que actuar en los últimos meses por las inundaciones provocadas en diversas partes de España a causa de las lluvias torrenciales provocadas por la gota fría en la Comunidad Valenciana, Murcia o Madrid, entre otras regiones. Todos los seguros de hogar, coche y moto tendrán un recargo de riesgos extraordinarios, que cubre este tipo de fenómenos.

Una nota de prensa de Acierto.com