Según ha anunciado en las últimas horas la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, este mismo ente se encargará de medir el grado de adaptación de las aseguradoras españolas a Solvencia II, situación que podría darse incluso antes del próximo verano. Esto, a fin de que se cumplan el aumento de capital mínimo con el que deben contar estas empresas para acogerse a la nueva normativa europea.

Justamente en tal sentido, quien se refirió al asunto fue la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga, la que se encargó de confirmar en la última presentación de la Memoria social del seguro 2011 de Unespa, que su mismo departamento será el encargado de enviar todos los cuestiones requeridos por esta circunstancia actual a las firmas aseguradoras desde la siguiente semana.

Esta prueba por la que pasarán las empresas de seguros, y que ha sido denominada como “cuestionario de autoevaluación”, según se ha anunciado, constará de treinta preguntas y tendrá como principal fin evaluar que “cada entidad haga una reflexión del punto en el que se encuentra”, en su proceso de adaptación a las nuevas reglamentaciones internacionales, que entrarán en vigor a partir de 2014.

De la misma manera, todos los cuestionarios deberán ser devueltos completos antes del 30 de junio, y permitirán mediante sus resultados, decidir a la Dirección General una evaluación final del agregado para medir el grado de avance del sector en el territorio nacional, situación que se espera esté terminada para mediados del mes de julio, para dar paso luego a la tramitación parlamentaria necesaria en estos casos.

Al mismo tiempo, Rodríguez-Ponga anunció a la prensa que el anteproyecto de Ley de Seguros Privados ya fue analizado por la Junta Consultiva de Seguros y Fondos de Pensiones la semana pasada, pero que volverá a pasar por esta institución en el próximo julio, para certificar que esté todo perfectamente en su sitio.