Semana Santa finanzas

La Semana Santa es un tiempo de recogimiento religioso para algunos, y de vacaciones y descanso lejos de la rutina para otros. En cualquier caso, si sabes que te vas a desplazar lejos para vivir estos días, conviene que seas consciente de todos los gastos que vas a tener, y que de esa forma logres pasar las próximas semanas sin arruinarte y pecar financieramente, algo que podría terminar pagando todo el año luego.

El caso es que incluso cuando no tengas pensado abandonar tu localidad, es muy posible que aproveches estos días para desembolsar más dinero en productos de temporada o asistir a actividades que casi nunca desarrollas. Por eso, en Inversores.es queremos prevenirte acerca de esos gastos que suelen aparecer en Semana Santa y quitarnos el dinero casi sin que nos demos cuenta.

La comida, con anticipación

De seguro sabrás que muchísima gente aprovecha esta época del año para no comer carnes rojas en señal de penitencia por sus pecados. Pues a los comerciantes poco les importa ello, y si venden pescado aumentarán su costo sabiendo que será la cena elegida por muchos el Viernes Santo. Si es tu idea también, cómpralo ya y te ahorrarás una buena cantidad de dinero si lo guardas en el congelador.

Ojo con las vacaciones

Desde luego que un gasto mucho mayor puedes tener cerca si piensas salir de vacaciones unos días, y en este sentido no podemos dejar de recomendarte que analices detenidamente cuáles son los planes de la familia. Existen muchísimas actividades gratuitas en Semana Santa, prácticamente más que en cualquier otro período vacacional del año, y no deberías dejar de aprovecharlas por ningún motivo.

También te puede interesar:
Trabajar en Semana Santa 2012

Si hay deudas, no hay vacaciones

Finalmente, si sabes que el hecho de salir unos días de vacaciones significa que tengas que contraer deudas, entonces no podemos dejar de recomendarte que te tomes la molestia de quedarte por una vez en tu localidad, saliendo todo lo posible y gastando algún euro en entretenimiento, pero evitando una salida con la que de seguro terminarás gastando mucho más.