solbes.jpegSegún el proverbio hay personas que valen más por lo que callan que por lo que cuentan. Al ministro de Economía se le ha achacado cierta permisividad durante estos cuatro años respecto a ciertas decisiones de gasto del gobierno cuando no se ha dicho que ha estado ausente en cuanto a reformas limitándose a seguir la corriente y disfrutar de la buena marcha de la economía.

Político poco dado a aparecer en el primer plano y que se mueve mejor en pequeños círculos que ante los focos, merece la pena prestar atención a los mensajes que ha dejado en una conferencia-coloquio dada en Galicia. Sostiene que la intensidad del parón inmobiliario le ha sorprendido reconociendo su culpa pero que el gobierno lleva cuatro años preparándose para un cambio de ciclo y que, en este sentido, estamos preparados.

Nos esperan meses de incertidumbre frente a la que hay que oponer prudencia, esperemos que el ministro tenga razón y un buen plan.