Luego del cierre de Megaupload, Taringa ha anunciado que se encuentra desarrollando un servicio de pago para que los usuarios puedan comprar de forma legal juegos, libros o música desde el portal líder en descargas de Latinoamérica, con más de 70 millones de usuarios únicos al mes, y que ya pasó por algunos problemas legales en los últimos años.

En este sentido, y como mencionábamos luego del cierre del gigante de las descargas de archivos, numerosos portales vigilados por la industria del copyright busquen fórmulas para transformarse en alternativas legales y de pago. Sin ir más lejos, en España el famoso SeriesYonkis mutó a una especie de red social y otros servicios como Rapidshare giraron para convertirse en aliados de la industria cultural.

Ahora, ante el nombramiento hace algunas semanas del gobierno norteamericano a Taringa como “parte de la conspiración contra la industria cultural”, han sido los creadores de esta web quienes salieron a defenderse, manifestando que menos del 10% de los enlaces de la misma se dirigen a descargas protegidas por derechos de autor.

Sin embargo, y a fin de evitar inconvenientes, los hermanos Botbol, dueños del portal, están desarrollando sistema de pago en el cual “ganen los usuarios y también los creadores”, aunque de alguna forma han advertido acerca de lo difícil que es controlar los mensajes en los foros que dirigen a contenidos ilegales.

Acerca de las nuevas versiones de Taringa que podemos llegar a encontrarnos, se ha definido como “una especie de MySpace evolucionado”, lo que permitirá por ejemplo que los músicos suban sus canciones e incluso las comercialicen. De esta forma, por caso, se podrán dar a conocer gracias al ingente número de visitantes que recibe la web. En el futuro, además podrían adquirirse de la misma forma libros y juegos electrónicos, creando una especie de desván virtual para los usuarios.