¿Te gustaría ser emprendedor y sin embargo, todavía no te animas a dar el paso? Aquí tienes algunos motivos que pueden servirte de ayuda:

1. En primer lugar, si llevas tiempo buscando trabajo, tal vez, ya ha llegado el momento de que dejes de vivir a la espera para tomar la iniciativa de crear un proyecto positivo en el que ser tu propio jefe, poder generar empleo, crear un proyecto positivo, aportar algo bueno a la sociedad…

2. Por otra parte, en la vida, es indispensable cumplir sueños y metas elevadas. Muchas personas no se animan a dar el paso por miedo, por ello, se trata de ser valiente, dejar atrás los límites y buscar nuevas razones para materializar un proyecto a través del asesoramiento, la financiación, la elección del local…

3. Merece la pena aprender a pensar en positivo. Piensa en todo lo bueno que puedes tener a través de la creación de tu propio negocio: tendrás satisfacción emocional, un sueldo a final de mes, un soporte económico… La realidad es que aunque existen proyectos que terminan en negativo también existen iniciativas muy prósperas en plena crisis económica.

Anímate a dejar de lado el dramatismo que te hace vivir pegado a la comodidad de lo conocido para ir más allá de tus propios límites.

Imagen: Claro Manuel Fernández Caballero