Retomo para este blog un apunte breve sobre la historia de una entidad bancaria de origen totalmente eldense y fundada en el año 1933, en plena II Republica, como ya sabéis durante aquellos lejanos años también hubo problemas financieros y económicos mundiales, de hecho cuatro año antes de su fundación, en 1929, se originó la famosa crisis del 29 en los Estados Unidos, evidentemente, tuvo su repercusión en Europa y ,de alguna manera, desencadenó la crisis de las democracias en Europa, el fascismo italiano (Mussolini) y el nazismo en Alemania (Adolf Hitler) fuero producto de la crisis económica mundial, aumento desmesurado del paro en Alemania y una fuerte crisis de pagos en toda Europa.

En España, todavía una sociedad económicamente atrasada, con un bajo desarrollo industrial, y una agricultura muy intensiva en jornaleros, una población poco alfabetizada, con abundantes carencias y un elevado índice de pobreza. Con todos estos mimbres se produjo la instauración de la II Republica, la caída de la Monarquía, Alfonso XIII no tuvo más alternativa que el exilio y, así, se iniciaba una nueva etapa en la historia política, social  y económica en España. En nuestra comarca zapatera, la situación era estable, la industria zapatera se encontraba en buen momento, la demanda interna adolecía de confianza suficiente debido a los recientes acontecimientos políticos, las fábricas mantenían sus producciones a trancas y barrancas. El dinero no circulaba con excesiva fluidez y además, era muy caro para las necesidades de las pequeñas fabricas, dinero circulante para financiar las nominas de los trabajadores y las compras a los proveedores de materia primas para la fabricación de calzado. Dentro de este sencillo sistema económico de la ciudad, unos señores con visión de futuro y muy deseosos de ayudar a las fabricas y a los obreros para financiar sus necesidades de consumo y pago de materias, decidieron liderar un proyecto de creación de un banco, el BANCO DE ELDA (1933-1963), con el fin de acercarse a esta población zapatera que estaba necesitando unas condiciones financieras asequibles a su capacidad económica , que pudieran disponer de recursos monetarios a unos costes no tan elevados como les ofrecían los bancos de implantación nacional, como el Banco Hispano Americano, Banco Español de Crédito, Banco Popular de los Previsores del Porvenir, etc.

Desgraciadamente, los objetivos marcados por su presidente y fundador, Ángel Vera Coronel, no duraron demasiado tiempo. Los vaivenes de la republica no fueron demasiado favorables para la estabilidad política y social del país, las fuertes tensiones entre los paridos más radicales impidieron que cuajaran los proyectos ambiciosos de transformar España en una republica moderna y democrática, los postulados de carácter comunista y fascista arruinaron este proyecto, nadie supo estar a la altura de las circunstancias, además en Europa ya se estaba cebando la gran tragedia europea que duraría hasta el año 1945.

Una vez terminada la Guerra Civil (1936-1939) en España, el Banco de Elda, se reconstruyó con gran esfuerzo y pudo cruzar todo el proceso de posguerra, el periodo de estraperlo, los años cincuenta, produciéndose un cambio en la propiedad del banco, pasó a manos de una familia de banqueros de Elche de la Sierra (Albacete) la Banca UBEDA presidida por Ángel Úbeda, y a finales de los cincuenta, próximos al Plan de Estabilización (1959-1960) apareció un comprador voraz que vio las posibilidades que se abrían en Elda ante la inminente expansión internacional de la industria de calzado, el Banco Central cerró el circulo y el Banco de Elda dejó de ser autónomo, perdiendo su identidad como banco local.