Los conflictos suelen suceder a menudo, y en cualquier situación de la vida, por lo que no existe ningún motivo para que vayamos a creer que se mantendrán fuera de la oficina. De hecho, ni siquiera los psicólogos o sociólogos establecen que se trate de elementos negativos para los seres humanos, sino que al contrario, muchas veces consideran que nos ayudan a construir en base a las disidencias, así que qué mejor que leer atentamente los siguientes consejos al respecto.

Lo primero que debes tener en cuenta, siempre que tengas un conflicto en tu empresa, es que debes enfrentar el mismo de forma rápida y directa, no dejando que pase el tiempo ni buscando soluciones intermedias. Si consideramos que un conflicto no puede solucionarse por sí mismo, lo mejor es que nosotros, que nos encontramos un escalón por encima, tomemos las medidas que hagan falta para llegar a un acuerdo entre todas las partes, para el bien de la firma.

Posteriormente, una vez que el conflicto haya sido detectado con el sentido de la oportunidad y la máxima atención sobre el mismo, es necesario que desde tu lugar apuestes por mediar en el mismo, sin llegar a juzgar a ninguna de las partes, ya que de esta forma, podrás controlar los problemas sin meterte directamente en ellos, y así lograr que la paz reine de una forma mucho más inmediata.

Para poder entender todos los elementos que hacen al conflicto, sin embargo, muchas veces será importante un careo entre las dos partes, considerando que debemos saber, en boca de cada uno de los involucrados, cuestiones básicas como de qué forma comenzó el problema, qué dijo cada uno de ellos, o qué hizo cada uno de ellos, y cómo le gustaría que el inconveniente se terminara.

Finalmente, es fundamental que siempre tengas en cuenta que si bien la competencia entre empleados no sólo que es normal, sino que muchas veces les ayuda a crecer, todo debe darse en un marco de ayuda y sacrificio por la empresa, de forma tal que es buen mantener charlas personalizadas con cada uno de ellos de vez en cuando, para saber qué cosas le molestan, y cómo podrían modificarse.