playa

Vienen menos turistas extranjeros a España lo cual no es nada raro en época de crisis mundial al tiempo que a los ingleses, por ejemplo, las pintas ya no les salen tan baratas dado que la esterlina no es lo que era. Hay que estarle agradecido al turismo porque le dio a la España paleta de la dictadura la salida económica, junto a las remesas de los emigrantes, que las ilusiones de la autarquia no podían conseguir. Los turistas fueron en los sesenta y setetenta lo que la Comunidad Europea fue en los finales de los ochenta y noventa del siglo pasado, un filón imprescindible que propició un salto a todos los niveles que nadie podía imaginar.

Pero la industria turística también acarreó problemas ya que no sólo se convirtió en uno de los pocos «cultivos» económicos rentables sino que, además, llevó a la ilusión del desarrollismo: las estructuras turísticas de gran porte se han anquilosado al tiempo que se creaba una infraestructura insostenible y degradante del medio. Pan para ayer…

Tenemos la oportunidad de cambiar el modelo (¿dónde habré oído esto antes?) y sacarle más provecho al decreciente flujo de turistas qu sin duda habrá. Tiempo de reflexión.

| Foto jurvetson

También te puede interesar:
Kodak abandona las Olimpiadas