En las últimas horas, la Unión de Consumidores de Extremadura o “UCE”, ha reclamado nuevamente al Gobierno local que avance en las negociaciones para lograr una regulación legal que atienda al denominado “turismo activo”, como se conoce normalmente al que antes se llamaba “de aventura”, y que en zonas limítrofes se encuentran establecido por la leyes, evitando que se perjudique tanto a consumidores como a algunos prestadores del servicio.

En este sentido, y según explica la UCE, el turismo activo se ha desarrollado localmente como uno de los segmentos de la oferta turística con más influencia en la llegada de personas de todo el mundo al territorio español, y es justamente Extremadura una de las regiones que ofrece todo lo necesario para la realización de estas prácticas, aunque desde luego, muchas de ellas conservan un riesgo para la salud humana, y por ende, para los prestadores de servicios.

Es así que desde la Unión de Consumidores de Extremadura continúan abogando por la importancia que tiene el intentar controlar el funcionamiento de las empresas que ofertan este tipo de servicios, con aspectos a destacar como la calidad de los materiales que utilizan, la titulación de los responsables a cargo de los grupos, y demás.

Al mismo tiempo, la UCE se ha encargado de especificar que una de las pocas Comunidades Autónomas que hasta el momento no ha regulado el turismo activo, es justamente Extremadura, cuando por paradójico que sea, se trata de una de las partes del país en las que mas se desarrollan eventos turísticos de este tipo.

Según entiende este organismo, los usuarios son los principales perjudicados a la hora de la falta de leyes al respecto, ya que las empresas no tienen obligación de entregarles información previa, ni firmar contratos, ni suscribir un seguro de accidentes, de la misma forma que se ven perjudicadas las empresas que sí cumplen con estos requisitos.