warrenbuffet.jpgNo es habitual que un multimillonario como Warren Buffet o cualquier otro diga lo que piensa y que generalmente le prohíben sus asesores, pero esta vez ha ocurrido. En lugar de montar una ONG y hacerse fotos en algún lugar remoto salvando a la Humanidad, el poseedor de 52.000 millones de dólares ha preferido argumentar que “paga pocos impuestos” gracias a la política fiscal de su propio gobierno que “favorece a los ricos”. No veo mejor manera de llamar tontas a las autoridades fiscales y políticas de aquel país.

Quizá estas declaraciones hagan pensar a quienes tienen directamente en su mano las soluciones que, si un sistema fiscal no sólo es beneficioso para los ricos sino que, además, perjudica a los más pobres entonces debe cambiarse aunque sólo sea por justicia social y equidad económica.

Tampoco hay mucho más que añadir.

Enlace: abc.