El pasado viernes 27 de julio tuve el honor de haber sido invitado por Antonio Martinez, gran persona y uno de los grandes cronistas de la ciudad de Sax, a la presentación de la revista El Castillo de Sax”. En realidad todo surgió gracias a D. Emilio Castelar, suelo visitar con frecuencia esta población vecina de Elda. Allí tenemos algunos amigos y comentando la necesidad de recabar alguna información adicional sobre el insigne tribuno republicano y mediante nuestra amiga Julia conseguimos ponernos en contacto. Nos encontramos en Sax, merienda de por medio, y no se ha parado ya de comentar temas de Castelar, y de la historia de nuestros pueblos respectivos.

 

Al hilo de estos encuentros fraternales, hemos ido consolidando una muy buena relación de amistad. Así se pudo demostrar en la presentación del nº 33 de la magnífica revista “El Castillo de Sax”, desde aquí recomiendo su adquisición y lectura; el contenido de temas de historia local es realmente muy loable y apetece su lectura de un tirón, además disfrutareis de un álbum de fotos, de una herencia fotográfica de Victorino Payá.

 

A lo largo de la cena se fueron desgranando las diferentes vivencias de todos y cada uno de los comensales, los más mayores nos relataban con nostalgia sus momentos más recordados durante la juventud, algunos incluso sus años de trabajo en las fabricas de calzado y tacones de Elda. No me puedo olvidar de la presencia del gran “Chanele” el embajador moro más longevo de las Fiestas de Moros y Cristianos de Sax, si no me equivoco son ya 48 años liderando este prestigioso acto en la agenda de las fiestas de San Blas.

 

Tras una frugal y opípara cena, con “borrachos” de postre incluidos y alguna que otra toña con chocolate, se procedió a la presentación de la revista por parte del anfitrión Antonio Martinez. Se nos entregó un ejemplar a cada uno de los asistentes, nos sumergimos entre sus páginas deleitándonos con sus diferentes artículos y contenidos diversos, al rato brindamos por el éxito de este nuevo número y ahí acabó todo. Desde aquí es mi deseo agradecer a todo el equipo que realiza dicha revista, la Asociación de de Estudios Sajeños y a todos los componentes del cuartelillo, es importante para mi ser agradecido con este equipo de personas, más en estos tiempos en los que solamente se vive con preocupación y extrema tensión por la situación económica y social que vive nuestro país, donde cada vez, con mayor frecuencia, se ve nada mas que desolación, paro y miseria. Se acabó el Estado del Bienestar. Entre tanto talento en la empresa publica y privada nadie pudo evitar esta catástrofe, lo único que se me ocurre es que con políticos y estadistas de la talla de D. Emilio Castelar, esto no habría ocurrido.