Apertura negociosAbrir una empresa en España cuesta alrededor de 5.000 euros (en concepto de licencias, trámites e impuestos) que tienen que desembolsarse antes de ganar un solo euro y durante los 47 días que le toma a la administración cerrar todos los requisitos para la constitución de la empresa. Gastos que suponen una pérdida del 1,2% del PIB.

A pesar de la implementación de trámites a distancia y la simplificación de muchos de los requisitos para las PYMES, lo cierto es que sólo Portugal es más lento que nosotros para dar el banderazo de arranque para una empresa.

Según un estudio recogido por Negocios.com, los principales obstáculos al momento de iniciar un negocio no son el temor a la competencia, la falta de inversión o los márgenes fiscales, sino la lentitud en la tramitación, el incierto marco jurídico, la falta de comunicación de las dependencia públicas, el desempeño de los supervisores y empleados encargados de conceder las licencias. En una sola palabra: el elefante burocrático.

El 56% de los empresarios cree que existen graves obstáculos legales y administrativos en su contra, y no perciben los cambios implementados por el gobierno (ampliación de plantilla e informatización, entre otros) como avances favorables.