Madrid desde las torres blancas de Antonio López

Christies y Sotherby`s, las grandes casas de subastas londinenses, han anunciado que esperan beneficios por 644 millones de euros en sus próximas subastas. Monet, el último gran preferido de los compradores millonarios, se cotiza a niveles inéditos: 52,6 millones de euros por un cuadro de su series nenúfares de 1919 y 24 millones por «Le Pont sur le chemin de fer d’Argenteuil». ¿Necesitamos más indicadores de que aquí hay valores que pueden paliar el 5,1% de inflación?

Silenciosamente, los grandes capitales se mueven hacia el arte (como antes lo hicieron en masa al sector inmobiliario), un sector que tradicionalmente se ha convertido en el refugio seguro de las grandes fortunas.

¿Es o no seguro invertir en arte? Como toda inversión, conlleva sus riesgos y tiene sus particularidades. Primero, el altísimo nivel en el que se mueve (no hay lugar para el inversor medio). Segundo: el plazo de inversión es más elevado. Tercero: el mercado es caprichoso y subjetivo. Un autor en alza puede venirse abajo de un momento a otro, y con ello la cotización de sus obras.

Existe la posibilidad (para quien no maneja grandes capitales) de invertir en artistas nacionales al alza, con obras que rondan los 6.000 euros, futuras promesas que como Antonio López, pueden llegar a vender una obra por 1,74 millones de euros.

¿Los requisitos para la apuesta? Conocer el mercado, la trayectoria del pintor, y saber si cotizará mejor por estar al principio o al final de su carrera.

(El cuadro es Madrid desde las torres blancas de Antonio López.)

Fuente | Actibva

También te puede interesar:
OMEXPO 2011 y su Investor Day