Según el auto dictado el pasado martes, la Audiencia Nacional ha anunciado el haber archivado de forma definitiva, la causa abierta contra el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y otros miembros de su familia, a razón de la demanda por presuntos delitos contra la Hacienda Pública y falsedad documental, en el caso que ha tomado trascendencia mediante las cuentas suizas del HSBC, por aceptar esta entidad la regularización practicada.

En tal sentido, se debe mencionar que Fernando Andreu, titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, ha explicado a la prensa que “la regularización practicada por los denunciados se puede considerar que es correcta y anterior a que la Agencia Tributaria incoara un procedimiento de inspección y verificación”, por lo que el juzgado se expide de tal forma.

De esta forma, el juez deja de lado cualquier posibilidad de responsabilidad penal que pudiera caber al presidente de la entidad cantábrica, a su hermano Jaime, y hasta otros diez miembros del clan. Todo esto, mediante la aplicación del artículo 305.4 del Código Penal, que permite las regularizaciones fiscales antes de la comunicación al contribuyente de la apertura de un expediente por parte del Estado

Igualmente, para obtener una resolución final del caso probablemente tengamos que esperar aún, ya que para este auto todavía caben presentaciones de recursos de apelación, ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, motivo por el cual los 90 millones de euros pagados por Jaime Botín, empresario y principal accionista de Bankinter con el 24% del capital, y sus cinco hijos, volverán al tapete en una instancia más decisiva.

Por otro lado, según se encargó de informar el propio Banco Santander, los doce miembros de la familia Botín implicados en el asunto, presentaron hasta 72 declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre Patrimonio entre los años 2005 y 2009, en razón de los activos de la herencia familiar en Suiza, por lo que debieron pagar a Hacienda unos 200 millones de euros, con recargos incluidos.