empresas españolas quiebra

Está claro que aunque el epicentro de la crisis económica internacional que afectó primero que nada a los Estados Unidos y luego al resto del mundo ya ha pasado por España, los coletazos de la misma se seguirán sintiendo varios años más, lo que demuestra de hecho el creciente número de empresas nacionales que han debido declararse en bancarrota en los últimos tiempos ante la imposibilidad de hacer frente a sus economías.

En concreto, los datos difundidos recientemente por el Instituto Nacional de Estadística en relación a la Estadística de Procedimiento Concursal de enero a marzo, incidan que las empresas españolas declaradas en quiebra en el primer trimestre de 2013 fueron 2.661, es decir, cerca de un 30% más de lo que había ocurrido en el mismo período del 2012, el año pasado.

Otros datos señalan además que en este tiempo, se registraron 193 personas físicas en quiebra, por lo que en total la cifra contempla un aumento del 22% en relación a ambas cuestiones consideradas juntas, por lo que queda claro que la cantidad de personas físicas registradas como improcedentes si ha tenido una baja importante en tal sentido.

Por otro lado, tampoco se pueden dejar de hacer una señalización de acuerdo a cada uno de los sectores que ha participado en esta estadística, señalando que una de cada cuatro empresas concursadas tienen como actividad económica principal la construcción, el sector que ha sido más golpeado, por delante del comercio, y la industria y la energía.

Además, tampoco se puede dejar de tener en cuenta que cada cuatro de estas empresas concursadas, tres de ellas corresponden a sociedades de responsabilidad limitada, y que la gran mayoría del total de las mismas poseen menos de 20 trabajadores asalariados en sus filas, lo que demuestra que la crisis ha golpeado especialmente a las Pymes.