Mal jefe empresa

Aunque está claro que no existe en el mundo lo que podríamos denominar, un manual del “mal jefe”, sí existen muchas actividades en la vida que nos permiten entender cómo debemos hacer las cosas a partir de ver gente que las hace como no deben ser. Por eso, te enseñamos algunas características de los malos jefes de empresas, para que veas si estás cayendo en alguna y la soluciones cuanto antes.

Por ejemplo, una señal inequívoca de que eres malo con tus empleados, es que siempre habrá un pero a todas sus peticiones, sugerencias, reclamos y demás. Básicamente se trata de que no les des el lugar que necesitan en todos los casos para demostrarte que sientes, cómo piensan, y demás, así que cuidado con caer en este punto.

De la misma forma, los malos jefes suelen tener como denominador común, el hecho de distribuir mal las cargas de trabajo, bien matando a sus empleados con enormes cantidades de tarea para el fin de semana cuando apenas si les das cosas en la semana, o bien haciendo distinción entre aquellos que te caen bien y aquellos que no.

Si eres de hacer promesas, serás un mal jefe con tus empleados conforme el tiempo vaya avanzando y las retrases y las incumplas, así que puedes comenzar por no prometerles cosas que luego no pienses llevar a cabo, o también por cumplir cuando lo hayas hecho. Que ellos no se quejen no quiere decir que no recuerdes todas las mentiras que les has dicho.

Finalmente, algunas otras cuestiones en común tienen que ver con destruir la imaginación de los empleados, sin dar lugar a todo lo que te propongan, además del maltrato de todos los días, el no entender las cuestiones personales que les suceden fuera de la oficina, no facilitar días de falta por enfermedad y demás, etc.