La compañía aseguradora AXA ha anunciado que en el pasado año 2011 obtuvo un beneficio neto de 187 millones de euros, lo que representa un incremento del 17,6 % en comparación con los 160 millones ganados en el ejercicio anterior.

La noticia, llevado al público en rueda de prensa por el consejero delegado de AXA, Javier de Agustín, demuestra una vez más la fuerza del negocio que mantiene la compañía dentro de un sector de la economía duro, que se ha visto muy marcado por la crisis económica actual, pero que a su vez permite discernir cuales son las firmas que han mantenido una estrategia centrada en la mejora de la rentabilidad y en el rigor técnico, más allá del crecimiento puro.

Al mismo tiempo, pudimos saber que los ingresos por primas cayeron el 5,8 % durante el año pasado, hasta los 2.894 millones de euros, en parte debido a la citada estrategia y a los efectos de la crisis económica, que más allá de la caída han sido índices muy inferiores a los de otras compañías, tal y como explicó De Agustín.

Por otro lado, el ratio combinado de la aseguradora, es decir los índices que engloban la siniestralidad y los costes que afronta la empresa, llegó a un porcentaje del 95,2, al mejorar en 1,7 puntos respecto al del ejercicio pasado, en buena parte gracias al buen comportamiento de la siniestralidad y la reducción de los costes en las áreas más grandes de la empresa.

Mientras tanto, si dividimos los negocios de AXA en consideración del tipo de seguro, podemos determinar que el de No Vida, representa alrededor del 78 % del total de AXA España, siendo que se redujo el 4,3 % en cuanto a facturación, ahora situada en 2.256 millones, algo que se entiende la bajada del 5,4 % de las primas del negocio de autos.