vino.jpgDentro del mundo de los negocios cabe la imaginación y las formas innovadoras de hacer, inventar y comercializar más que en ningún otro sitio. Frente a los estándares habituales de ganancia de cuota de mercado y de reconocimiento de marca, se están abriendo nuevas posibilidades de apertura comercial basadas, curiosamente, en procedimientos sencillos y baratos alejados de las campañas habituales. Y en ello están influyendo, quizá se están dejando influir también, los blogs como medio de comunicación directa entre personas.

Así nos lo comenta Enrique Dans en su bitácora respecto a la marca de vino sudafricana stormhoek y cómo han logrado quintuplicar sus ventas en apenas año y medio. La dinámica es hasta cierto punto costosa ya que hay que incidir en cada lector prácticamente de uno en uno, pero al entrar en la red se produce un efecto multiplicador de resultados sorprendentes.

Ahora sólo falta que el vino sea bueno y que traten bien a los clientes ya ganados para fidelizar su espacio comercial. Pero el empujón está dado y nos da excelentes lecciones.

Vía: Enrique Dans.

Compartir
Artículo anteriorHacienda va a por todas
Artículo siguienteEl negocio del cine