Según lo ha determinado un pronunciamiento preliminar del Climascopio 2012, realizado luego de un informe, índice anual y herramienta virtual del Fondo Multilateral de Inversiones; Brasil, Nicaragua y Panamá tienen el entorno más adecuado para las inversiones relacionadas con el clima en América Latina y el Caribe.

El estudio, desarrollado en conjunto con la empresa de análisis e información del mercado de energías limpias Bloomberg New Energy Finance, se encargó en su momento de analizar la capacidad para atraer inversiones energéticas bajas en emisiones de gases de efecto invernadero de 26 países de América Latina y el Caribe, con la medición de hasta 30 indicadores para evaluar las características para las inversiones relacionadas con el clima.

Hay que destacar entonces, que aunque hasta el momento sólo se conocen las conclusiones primarias de la investigación, las mismas ya han sido de hecho presentadas durante la reunión anual del BID celebrada en Montevideo, Uruguay. En el evento, se reconoció a Brasil, Nicaragua y Panamá, quienes recibieron los puntajes más altos en el Climascopio.

Para poder determinar una suerte de puntaje que finalmente equipare a todos los países, este sistema utiliza un total de cuatro parámetros: su entorno de negocios, inversiones en energías limpias y financiamiento de proyectos bajos en emisiones de carbono, negocios relacionados con bajas emisiones de carbono y cadenas de valor de energía limpia, y actividades de gestión de emisiones de gases de efecto invernadero.

Al respecto, la gerente general del FOMIN, Nancy Lee, destacó que “esperamos que los inversionistas y empresarios utilicen el Climascopio para descubrir oportunidades donde las cadenas de valor, finanzas y condiciones de mercado se combinan para revelar nuevas posibilidades de negocio. Aspiramos a no ser sólo una herramienta académica.”

Finalmente, vale señalar que este estudio se produce en un contexto en el que, el año pasado, América Latina y el Caribe atrajeron sólo 10% del total estimado de US$260.000 millones invertido en nuevos proyectos y compañías de energía limpia en todo el mundo, siempre según datos de Bloomberg New Energy Finance.