En mas de una ocasión me han comentado acerca de la importancia de contar con gente efectiva en el equipo de trabajo, eso es cada ves mas relevante sobretodo en un mundo tan competido como el que nos toca vivir, me doy cuenta que ya no basta con tener el titulo de la universidad, ahora hay que buscar la efectividad por todos los medios, y es que la efectividad y administrar el tiempo es uno de las mas grandes talentos que se pueden adquirir, para ello que mejor que leer al gran Stephen Covey que menciona en su libro de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” las herramientas para lograr tener un lugar entre los efectivos.

Me gustaría compartir lo que son los tan famosos “7 hábitos” son consejos que en verdad valen la pena… si decides seguirlos te aseguro que lograras un lugar entre los efectivos.

  • Pro actividad. Tiene que ver con la frase “se el arquitecto de tu propio destino”, cuando no referimos a el, por que nos da la libertad escoger tu respuesta a los estímulos del mundo que rodea, en función de tus principios y valores.
  • Comenzar con un fin en la mente. Cuando logramos la visión de lo que queremos como objetivo nos permite dirigir nuestras acciones hacia lo que es realmente significativo e importante.
  • Establece prioridades. Si establecemos prioridades, están nos liberan de la esclavitud de lo urgente, a la par que nos ayuda a hacer realidad nuestros propósitos.
  • Piensa en ganar-ganar. El mas significativo de los hábitos, ya que nos permite desechar la mentalidad de que para ganar alguien tiene que perder. Nos permite establecer las bases de equidad y convivencia entre nuestros semejantes, con el fin de un bien común.
  • Busca comprender primero y luego ser comprendido. Nos permite usar la empatía con nuestros semejantes, brindándoles respeto y comunicación efectiva. Base fundamental para lograr acuerdos ganar-ganar.
  • Sinergizar. Cuando tomamos en cuenta la diversidad de ideas y el trabajo en equipo, logramos ideas superiores a las individuales, que llevan al éxito del equipo.
  • Afilar la sierra. Establece un balance en todos los roles en que nos toca actuar, dándonos la oportunidad de ser renovados en cada una de las dimensiones de nuestra vida y que tiene como resultado la mejora continua y el balance en nuestro ser.