Fuente: rankia.com/

Industria y las eléctricas esperan que el año 2014 acabe con una reducción de precios de la electricidad, en concreto, hasta día de hoy la electricidad ha bajado un 23% gracias a la nueva tarifa eléctrica, frente a los precios de los meses de enero a septiembre del año anterior.

La previsión de que el precio de la electricidad baje este año es gracias a la importante producción de renovables de la primera mitad del año.

Esta bajada del 23% se puede observar concretamente en el precio del megavatio que entre los nueve primeros meses de este año se ha pagado de media ha sido de 110,152 euros, frente a los 143,33 euros que costó el año pasado.

Fuente: rankia.com/
Fuente: rankia.com/

No obstante, hay que mencionar que esta evolución de precios no tiene en cuenta el aumento que se produjo en enero de este año sobre los peajes, que para las tarifas que más usuarios tienen registra un incremento en potencia y una reducción en energía, pero que en la práctica hace que la rebaja del recibo resulte menor para el consumidor en un 4%. Esto es así porque el coste de la energía representa alrededor del 35% del recibo, mientras que el peso de los peajes es del 65%.

A pesar de que el dato de la bajada de precios en un 23% es positivo, si profundizamos en los datos y en concreto en los más actuales, vemos que ha habido una subida entre el mes de agosto y septiembre bastante pronunciada en el mercado mayorista, llegando a ser superior el precio registrado en septiembre de este año que el del año 2013. Concretamente, en el mercado mayorista el precio registrado en septiembre ha sido notablemente superior al del mismo mes del año pasado al tener un menor peso las renovables, lo que encarece el precio de la electricidad. Específicamente, en septiembre de 2014 la media ha sido de 58,61 euros, frente a los 50,2 euros del pasado septiembre.

Esto se puede extrapolar a los usuarios domésticos, por ello estos deben extremar la precaución en el consumo durante los últimos meses del año, ya que habitualmente se registra el periodo con el precio más caro del año, ya que la demanda aumenta por tener menos horas de luz solar y por ende encendemos más horas la luz artificial o por las calefacciones, lo que hace que suban los precios.

Para concluir, mencionar que pese que las tarifas de luz siguen siendo elevadísimas, incluso llegando a reclamar Facua-Consumidores en Acción la intervención del Gobierno en el sector eléctrico, las compañías eléctricas han seguido aumentando el precio del contrato fijo anual para un consumidor medio con la intención de hacer más atractivo el mercado libre. Por ejemplo, entre abril y septiembre el incremento ha sido de un 7% a un 3,6% dependiendo de la compañía. Por tanto, se trata de un sector que ha de estar mas al servicio de los ciudadanos y no tanto al interés propio de las compañías, porque los perjudicados somos los ciudadanos.