200318031-001

Nunca pasa nada hasta que pasa, y son en esas situaciones en las que debemos estar preparados para darle solución de la forma menos traumática posible. Con esto queremos explicar lo importante que es tener protegido nuestro hogar ante cualquier problema que pueda sufrir, y esta tranquilidad nos la proporciona los seguros de hogar.

Al contrario que ocurre con los seguros de coche que si son obligatorios, los seguros de las casas no lo son, a no ser que la tengamos hipotecada y el banco lo exija para cubrirse las espaldas, pero si que es muy recomendable tenerlo para poder acudir a él en caso de cualquier tipo de problema.

Lo que hay que tener siempre presente es que el seguro se hará cargo de aquello que aparezca contemplado en la póliza contratada, y claro está, no responderá ante cosas que no se hayan contratado. Pero lo que aparezca, será de obligado cumplimento por parte de la aseguradora.

Algunas de las situaciones en las que responderá nuestro seguro de hogar son:

Inclemencias meteorológicas

Es algo que sobre el que no tenemos control, pero que podemos luchar contratando esa cláusula en nuestro seguro. Nunca se sabe cuando el capricho del tiempo podrá causar daños a nuestro hogar, por eso mejor estar protegido.

Fugas de agua

Se trata de una de las situaciones más habituales que se suelen dar en los hogares. Un problema en una cañería puede hacer que sea necesario levantar el suelo para solucionarlo. De ser así, nuestro seguro se hará responsable de toda la intervención. Además si afecta a algún vecino, el seguro de responsabilidad civil sería el encargado de arreglar todo.

Daños en el contenido

Algunos seguros cubren la rotura de ciertos electrodomésticos o mueble, pero para ello es muy importante que el valor asegurado sea el real ya que de él dependerá la indemnización.

Robo

Se trata de otra de las situaciones típicas a las que se tienen que enfrentar los usuarios. Ante un robo, el seguro se hará cargo de lo sustraído con un importe máximo reflejado en la cláusula del valor del contenido.

Como hemos dicho al principio, nunca pasa nada, pero mejor estar preparado por si acaso.