Nuevo empleo

La situación puede ser nueva para algunos pocos, pero de extrema cotidianeidad para otros. Un día en el empleo nuevo, un día en el que llegamos a la oficina y no conocemos absolutamente a nadie de las personas que estarán a nuestro alrededor. Pues bien, en este artículo queremos enseñarte entonces cuáles son los elementos que debes tener en cuenta para caer bien en el nuevo empleo, a corto o mediano plazo.

Lo primero que podemos recomendarte en este sentido, es que es mucho más importante no hacerse odiar al comienzo, que matarse porque nos amen. Es decir, puedes comenzar por no tomar responsabilidades que luego no puedas cumplir, además de evitar dar tu parecer acerca de los demás empleados que se desempeñan a tu alrededor, tanto en términos personales como profesionales.

En muchos casos, se suele recomendar a las personas que recién comienzan su andadura en un nuevo empleo, que apuesten por tomar una participación más propia de un testigo que de alguien que pretenda ser protagonista de la escena. Observar cómo los demás hacen las cosas, y el resultado que ello les da, es un buen parámetro a considerar siempre en este tipo de situaciones.

Por lo demás, está claro que la puntualidad y el cumplir con los compromisos establecidos es fundamental para que comiencen a aceptarnos. Luego, el respeto lo ganaremos respetando a los demás, y de la misma manera, te aconsejamos que al menos en los primeros tres meses, intentes mantenerte al margen de cualquier tipo de especulación.

En el caso en el que rápidamente te des cuenta de que la situación está algo descontrolada en la nueva oficina, intenta acercarte a tu jefe para darte a conocer y mostrarle tus ideas directamente, sin realizar críticas pero indicando que las cosas podrían hacerse de una forma diferente. Además de ganarte su confianza, también podrás medirle de esa forma.