Durante las próximas semanas tendrán lugar dos de los sorteos de Lotería de navidad más significativos del año y cuyos cupones representan casi el 50% de las ventas anuales de Loterías y Apuestas del Estado. Unas fechas en las que no pocos españoles han empezado a elucubrar en qué gastarían el dinero en caso de resultar agraciados.

Una de las respuestas más comunes tiene que ver con dejar el trabajo. Pero, ¿qué ocurre si el décimo es de empresa? ¿Y si los empleados se “fugan” tras recibir el premio? De hecho y según los datos del comparador de seguros Acierto.com, hasta 4 de cada 10 lo haría. Razón de más para saber cómo protegerse en estas circunstancias tan especiales que pueden ocasionar grandes pérdidas económicas, así como un sinfín de trámites para nuevas contrataciones.

Un seguro contra la fuga de empleados

Así, existen algunas aseguradoras que cubren al empresario en caso de que su plantilla decida marcharse. De lo que se responsabilizan es de los costes derivados de contratar una agencia de selección de personal, así como de los gastos correspondientes a las horas extra que hayan tenido que pedirse a los trabajadores que sí se han quedado (y que, consecuentemente, han visto incrementada su carga de trabajo).

Además de en estas circunstancias, este tipo de póliza resulta de gran utilidad en caso de que la competencia fiche a “tus mejores talentos”. Algo relativamente habitual en sectores como la aeronáutica (¿quién no recuerda el caso de Ryanair?), las finanzas y la tecnología. Aquí también hay que tener en cuenta el “robo de datos” e información.

Tampoco podemos dejar de hablar de las pólizas específicas de Infidelidad del Empleado -o Fidelidad, el nombre cambia según la aseguradora-, pensado (entre otros) para las financieras, y que protege el patrimonio del asegurado en caso de apropiación fraudulenta de los empleados de bienes, valores, fondos, dinero y activos mediante la estafa, robo, hurto y demás. Asimismo, suele cubrir las consecuencias del uso ilegítimo del terminal de comunicación y de la defraudación del fluido eléctrico.

Más allá de lo comentado, fidelizar al empleado para que se sienta comprometido con la empresa será clave para evitar la fuga de talentos en los casos referidos. Un punto en el que entran en juego los incentivos profesionales, los retos, la motivación, los planes de formación y la promoción de un clima laboral saludable, entre muchas otras cuestiones.