Los protocolos estadounidenses en cuanto a lesiones en el ámbito de trabajo son muy diferentes a los de España. Por eso merece la pena informarse antes de que suceda algún accidente. Allí no hay ninguna Seguridad Social que ampare al trabajador, por lo que si te pasa algo trabajando, el método de actuación es muy distinto al que estamos acostumbrados. En este artículo te indicamos que pasos seguir si te lesionas trabajando en Estados Unidos.

Lo primero que tienes que hacer es comunicárselo a tu jefe lo antes posible. Si tu jefe no está, indícaselo a tu superior o a tu supervisor. Si en lugar de una lesión estamos hablando de una enfermedad que se ha desarrollado debido a la labor que desempeñas en el trabajo, comunícalo en cuanto lo sepas. Cuanto antes tengas al corriente a tu jefe sobre el tema, antes podrás recibir los beneficios.

Para recibir la compensación, la lesión debe haber ocurrido en el lugar de trabajo o haciendo actividades relacionadas con él, como por ejemplo, en el camino de ida al trabajo. Como he dicho antes, también ampara enfermedades relacionadas con el trabajo.

Aún así te recomiendo que te hagas con los servicios de un abogado especializado en este tipo de casos. Te ayudará a calcular la posible compensación y a recibir el máximo posible de beneficios amparándose siempre en la ley americana. También es muy útil por si, tu jefe no cuenta con un seguro o se niega a pagarte lo que te pertenece. Si esto es así, podrás demandarle en un tribunal civil. Para tu tranquilidad decirte que ciertos estados tienen fondos especiales para proteger la compensación laboral a empleados lesionados de empleadores que no tienen seguro. Por ley todos los empleadores deben tener un seguro para estos casos, salvo en el estado de Texas que no es obligatorio.

También te puede interesar:
Precio del petróleo: el mínimo en los últimos cinco años

No tengas miedo de reclamar tu compensación. En EEUU es ilegal que un empleador despida o acose a un trabajador por este tema. De lo contrario, también podrás levantar otra demanda distinta al del requerimiento de la compensación.

Para recibir la compensación debes presentar una reclamación dentro de un periodo específico de tiempo. En cada estado es distinto, cada uno establece unos plazos así que infórmate antes. Pero vamos, cuanto antes presentes la reclamación mejor que mejor.

En cuanto a la atención médica, tienes derecho a recibirla en su totalidad hasta curar las lesiones o enfermedades atribuidas a tu trabajo en la medida de lo posible. Esto incluye, primeros auxilios, atención de emergencia, visitas al médico, atención hospitalaria, cirugía, fisioterapia, tratamiento quiropráctico, productos farmacéuticos, dispositivos prostéticos y aparatos médicos recetados.

Si no tienes «papeles» y aún así estás trabajando en los Estados Unidos, la constitución también te ampara. Las leyes del país se aplican para todas las personas que estén físicamente en el territorio de los EEUU, ya sean ciudadanos o no.

De verdad, espero que estés leyendo este artículo para informarte y no porque has sufrido una lesión o una enfermedad a causa de tu trabajo. Si es lo segundo, espero que te mejores y sobre todo, sigue al pie de la letra los consejos que te hemos ido dando antes.

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo a través de redes sociales. ¡Nos leemos!