Cuba sin Fidel: McDonalds aún no llegará a la isla

Fidel en los dÃas de gloriaLa anunciada “renuncia” de Fidel Castro no abrirá las puertas de Cuba a la la inversión extranjera, ni producirá “millonarios cubanos”. «Ni los arcos dorados de McDonalds ni Wal-Mart llegarán pronto a Cuba,» pero en cambio “habrá medidas cuidadosamente planeadas para hacer la economía más eficiente y se premiará la pequeña iniciativa privada,» aseguró John Kirk, historiador canadiense experto en la isla caribeña y último polo del socialismo marxista.La visión de Kirk, recogida por Reuters, es compartida por analistas que no creen que Castro se aparté totalmente del poder, ni permita las reformas tímidamente anunciadas por su hermano Raúl Castro durante los meses de vacío del poder provocados por la pronunciada enfermedad del Comandante. Durante ese periodo, Raúl Castro, en su rol de presidente interinó, logró aumentar los precios pagados a los agricultores.

Las reservas de analistas y empresarios extranjeros se ven confirmados por el hecho de que, conforme mejoro su estado de salud, la presencia conservadora de Castro se hizo más fuerte, y las conferencias y expectativas sobre reformas económicas se frenaron. Todo apunta a que Raúl será el sucesor de Castro, y se estima que asumirá el cargo sin ningún ansia renovadora.

Entre las reformas posibles del estado cubano se contemplan la unificación de los ministerios de Agricultura, Azúcar y Pesca, lo que devendrá en pequeños cambios en el sistema de distribución de alimentos. Lo que no es suficiente para solventar una agricultura descapitalizada, grandes carencias en los bienes y servicios, y una insuficiencia de infraestructura industrial. Los analistas concuerdan en que los recursos para activar los mecanismos de mercado cubano sólo pueden provenir del capital extranjero.

Sin embargo, gracias a la intervención venezolana y los préstamos blancos adjudicados por China, Cuba ha logrado duplicar sus exportaciones, finiquitar deudas y avanzar hacía un firme, aunque insuficiente, crecimiento económico.

¿Cuál será, entonces, el futuro económico de Cuba sin (con) Fidel (en las sombras)?

Ir arriba