Es importante inculcar desde bien pequeños a nuestros hijos, la importancia de saber gestionar el dinero. Según el último informe PISA, el conocimiento de los alumnos españoles de 15 años está por debajo de la media de los países analizados. La puntuación de España fue de 469, lo que nos situó en décimo puesto, mientras que la media de los 15 territorios participantes se situó en 481. La puntuación de España refleja que, por ejemplo, solo el 22% de los jóvenes españoles sabe interpretar una nómina.

Abrir cuentas infantiles para nuestros hijos está demostrado que mejora sus conocimientos financieros. La última edición del informe PISA reveló que tanto en España como en la mayoría de los países, el hecho de que los alumnos sean titulares de una cuenta bancaria “está asociado a puntuaciones más altas en la prueba de educación financiera, incluso descontando el efecto del nivel socioeconómico”.

¿Tu hijo todavía no tiene una cuenta?

Los más jóvenes no pueden acceder a cualquier servicio financiero, pero sí que es posible contratar ciertos productos especialmente diseñados para ellos. Concretamente, más del 90% de los bancos tienen entre su catálogo de productos cuentas específicas para menores de edad. Estos productos no solo son prácticos, sino que les ayudan a gestionar sus finanzas y les enseñan a ahorrar y a relacionarse con los bancos.

La mayoría de las cuentas para jóvenes son de ahorro, es decir, están pensadas para que los niños acumulen capital y aprendan a ahorrar. Además, con las nuevas tecnologías los más jóvenes pueden aprender divirtiéndose, gracias a la posibilidad de crear huchas digitales o metas de ahorro personalizables y de gestionar su dinero a través de apps o del ordenador. También hay entidades que ofrecen cuentas corrientes.

También te puede interesar:
Caja España lanza el FondEspaña Garantizado Renta Fija 4

Con una cuenta en la mano, podemos explicar a nuestros hijos el funcionamiento de estos productos, qué es el interés y qué valor tiene el dinero, cuál es la importancia de ahorrar, etc. Además, con estas cuentas los menores pueden rentabilizar sus ahorros, ganando unextra gracias a la remuneración de las cuentas, algo que les animará a seguir ahorrando.

Aunque los menores sean los titulares de las cuentas, no pueden abrirlas sin la autorización de un representante legal (padre o tutor) que podrá ver todos los movimientos de la cuenta, para comprobar en qué gasta su hijo el dinero y enseñarle a que lo administre mejor.

Además, las cuentas infantiles pueden adaptarse a la edad del menor. Algunas entidades comercializan cuentas infantiles para los más pequeños que, luego, llegada cierta edad (a veces por debajo de los 18 años) se trasforman en una cuenta joven. Una vez cumplida la mayoría de edad, la cuenta sigue vigente y se mantiene la titularidad, aunque las condiciones del producto pueden variar. No obstante, por lo general hasta que el titular cumple los 25 años, en ocasiones los 30, las características de la cuenta seguirán siendo muy ventajosas (cero comisiones y cero requisitos).

¿Es buena idea darles a los niños una tarjeta?

De acuerdo con el análisis elaborado por el comparador, las tarjetas de débito son otro de los productos clásicos al alcance de los menores. Pero ¿deberían tener una? La decisión depende de la confianza que depositemos en nuestros hijos y de si somos capaces de enseñarles correctamente a gestionar su dinero. Lo cierto es que la relación entre tener tarjeta de débito y una mayor educación financiera en edades tempranas no queda clara. Mientras que en algunos países ayuda, “en  el  caso  de  España,  cabe  destacar  que  los  que  no  disponen  de  este  producto obtienen mejores resultados que aquellos que sí la tienen”.

También te puede interesar:
El ISAE baja a niveles de 2012

Un adolescente con una tarjeta de débito puede pagar con ella sus compras, tanto en comercios físicos como online, y sacar dinero en cajeros. Así que antes de darle una, es responsabilidad de los padres explicarle como usarla correctamente. Una opción es poner límites reducidos, para limitar el gasto, o darle una tarjeta prepago, en cuyo caso solo podrá gastar el dinero que le hayamos ingresado previamente.