Cultivar la motivación en un proyecto de voluntariado

¿Cómo cultivar la motivación en un proyecto de voluntariado? Muchas veces, es difícil permanecer motivado en el trabajo, más allá del dinero recibido a final de mes en forma de sueldo. Por ello, a largo plazo, también supone un desgaste notable participar en un proyecto como voluntario si no existe una motivación real de fondo.

¿Cómo es posible cultivar esa motivación?

1. En primer lugar, haz algo que te guste de verdad. Existen áreas de voluntariado muy diferentes, por tanto, apuesta por desarrollar una que complete tu currículum de una forma notable. Por otra parte, date la oportunidad de cambiar de organización en caso de que algo no te guste del lugar en el que estás. Existen muchos entornos diferentes, y como voluntario, debes sentirte libre.

2. Además, piensa en el bien social que estás realizando. Esa es la mejor recompensa que puedes tener porque recibes mucho más de lo que das. Por tanto, cultiva tu talento, sé generoso y disfruta de esta etapa de tu vida. El tiempo que seas voluntario, saboréalo cada minuto. Si en algún momento te aburres y te cansas, entonces, ha llegado el instante de dejarlo.

3. Busca la oportunidad de hacer nuevos amigos. Conocer gente nueva siempre es una idea interesante para todas las personas que son sociables y en general, para  todo ser humano que necesita tener un entorno de pertenencia. De hecho, el voluntariado también es una red de apoyo emocional para todos aquellos que están en desempleo y quieren sentirse útiles.

4. En el caso de los jóvenes, el voluntariado también es la oportunidad de tomar experiencia a nivel profesional.  

Imagen: AP Consultoría Política