abogados.jpgCaptamos la noticia procedente del Reino Unido como un síntoma de lo que llegará en referencia a la deslocalización de servicios, en este caso en torno a la abogacía, pero que parece una tendencia global e inevitable. Los servicios en sí tienen un componente dificilmente deslocalizable en tanto se basa en relaciones personales y de cierta confianza entre personas y “cara a cara”.

Sin embargo, también pueden segmentarse fases del proceso de atención a los clientes que tienen un coste importante. En el caso que nos ocupa, la búsqueda de información, jurisprudencia y antecedentes legales tienen gran importancia y el tiempo que se dedica a ello es cuantificable. De aquí que no deba extrañarnos que se estén produciendo movimientos de este tipo.

Siempre que sea posible reducir costes, existirá la probabilidad de deslocalizar. Mantener la calidad y trasladar al cliente la reducción de costes también deben formar parte de este proceso. Aunque seguramente pueda olvidarsele a alguien, la idea final es prestar un buen servicio a buen precio.

Enlace: iabogados.