Segun cifras presentadas por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el sector agropecuario presento un saldo positivo de 542,2 millones de euros, consolidando una balanza comercial con más importaciones que exportaciones: 24. 847, 9 millones de euros, un 13% más que el año pasado. 

El resultado establece al  sector agroalimentario como el único sin déficit en la actividad económica española, aunque registró un dramático descenso en el conjunto total de las ventas en comparación con el ejercicio anterior. El sector agropecuario consolidó ventas por más de 997millones (considerando importaciones y exportaciones) en el 2006. 

El grueso de las ventas y exportaciones se debe a las frutas y hortalizas: más del 40% del sector y por un total de 10.309,9 millones de euros. Un 5% más que en el 2006  

Las carnes también aportan cifras positivas. Con ganancias que suman 861,2 millones de euros, importaciones que rebasan a las del ciclo pasado en un 4,5% y suman 2.713 millones de euros. 

En el subsector bebidas se alcanzaron los 714,5 millones en ventas, con un importante incremento del 10% en las exportaciones (2.426,3 millones de euros). 

Una actividad que aporta un soplo de vida al sector alimentario es la exportación de cereales. Con incrementos del 90,8% (580,7 millones de euros), aunque superpuesta a un importante aumento en sus importaciones: el 38,1% (2.327,2 millones). 

Lácteos y huevos también aumentaron un 28,3% sus exportaciones (972,6 millones). Por su parte, grasas y aceites tuvieron un repunte de 2,8% (2.277,3 millones de euros) en su exportación. 

Estos resultados no borran, ni en todo su conjunto, el ominoso descenso de un subsector otrora punta de lanza en las exportaciones españolas: la pesca. La importaciones de productos pesqueros para el consumo interno fue de 2.395,4 millones, un 1,2% superior al de las exportaciones. Las flotas españolas ya no faenan como antes.