Está ocurriendo un curioso fenómeno en la faz de las campañas electorales, y es que hay un nuevo ítem que llega con fuerza en la forma de promesa de los aspirantes a cargos de elección popular: el crédito.

¿El cierre del grifo de la financiación a cargo de la banca española ha convertido al crédito en unas aspiración tan descabellada que la política lo ha tomado cono otro rehén y lo ha convertido en protagonista de sus programas “Si salgo electo, prometo…”?

Han coincidido tres notas en la prensa que hablan de tres vías de crédito ofrecidas por políticos españoles en campaña. Por una parte, Alternativa Española ofrece que si este 22 de mayo sale electa la lista conMaría del Mar Hurtado al frebte, abrirá una línea de Credito Matrimonial en Madrid, con la idea de  promover este trámite legal entre las parejas madrileñas.

En Zaragoza, Juan Alberto Belloch ofrece que, de ser electo alcalde, creará una fundación para dar crédito a los autónomos que así lo soliciten.

Y en Cataluña, Xavier Frias no se queda atrás: de ser elegido como alcalde de la ciudad condal, revivirá la figura del facilitador de crédito, con mediadores que van a interceder entre los bancos y los empresarios que vean rechazadas sus solicitudes de crédito.