dolar.jpegEn estos tiempos marcados por el acoso de las hipotecas y el Euribor en los que es difícil sacarle rendimiento a sueldos mil o seiscientoseuristas conviene mantener la cabeza fría a la hora de valorar y tomar decisiones en cuanto a la renta que disponemos y los gastos que debemos hacer frente por obligación o por gusto.

Para ayudarnos siempre hay quien pone sus ideas y experiencias en un libro o en la web a través de consejos, quizá llamándolos leyes como en este caso de manera excesiva a mi juicio, que nunca hay que desdeñar. Tampoco son normas para nadar en la abundancia, al menos a corto plazo y dependiendo del nivel de ingresos de partida, pero sí pueden servir de guía para sacar conclusiones y buenos hábitos de administración de nuestras nóminas.

Estas “leyes” serían según Fred Siegel las siguientes:

– Pagarse a uno mismo;

– Establecer presupuestos;

– Que el dinero trabaje por nosotros;

– Protegerse contra las pérdidas;

Nuestra vivienda es una inversión;

Planear la jubilación con antelación suficiente, e

Incrementar nuestra formación como paso para tener mayor potencial de ganancias.

Dice un refrán que “consejos doy que para mí no tengo” y quizá pueda aplicarse a este caso pero meditándolo sosegadamente podemos extraer como conclusión que si vemos que las cosas no funcionan necesariamente debemos cambiarlas empezando por nuestra propia mentalidad. A mí algunas de estas ideas me parecen interesantes aunque otras no tanto, ¿y a vosotros?.

Vía: negóciame.

wilde.jpg

Oscar Wilde: “Aconsejar economía a los pobres es a la vez grotesco e insultante. Es como aconsejar que coma menos a quien se muere de hambre“.