Este no está siendo el mejor mes para el Ministro de Interior, Jorge Fernández. Y eso que sólo llevamos dos días (frase hecha que es muy socorrida pero casi casi podemos tomar por literal).

Él está siendo muy cirticado desde muchos puntos de vista y por muchos frentes a la vez.

El primero, por la resolución del popularmente conocido como el caso de ‘los niños de Córdoba‘ en el que se ha demostrado que un error de la policía atrasó la investigación casi un año.

El segundo, por la excarcelación del secuestrador de Ortega Lara. (Llegando a producir, incluso, un cisma en la  Ejecutiva del Partido Popular)

Y en tercer lugar, por los comentarios hechos por el mismo dirigente a cuenta de explicar cómo fueron las últimas horas del empresario Publico Cordón luego de detenerse a cuatro de los miembros del GRAPO. Precisamente al hilo de este tema, el juez Gómez Bermúdez había planteado la posibilidad de acusar al Ministro de revelación de secretos así como criticaba todas las revelaciones hechas por el mismo ya que entendía que repercutía negativamente en la cooperación judicial internacional y podría también perjudicar a la causa abierta en relación con el secuestro del empresario zaragozano.

Así las cosas, después de estudiar las declaraciones hechas en rueda de prensa, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha declarado que no reveló información confidencial si no que se limitó a informar a la opinión pública sobre un hecho de relevancia (en este caso, unas detenciones practicadas).

La fiscal Ana Noé  afirma que “no resulta acreditado que se hayan revelado o divulgado indebidamente piezas, documentos, o diligencias sumariales; el ministro se limitó a informar a la opinión pública, con carácter general, de los resultados de la investigación”.

Visto lo visto, suponemos que el Ministro empezará a poner más prodencia a la hora de hacer cualquier aparición o declaración pública.

Fuente: Europa Press