Sin duda, es una frase que, junto con “nos come el león” se escucha mucho en los medios. Esto se debe a que el segundo de TV es muy caro, lo cual también lo es en los negocios.

Primero que nada, tendremos que aceptar que la administración del tiempo es solo un mito. No importa cuanto organizado sea, el día tiene siempre 24 horas. El tiempo no se estira ni cambia. Lo único que si podremos hacer es mejorar nosotros el uso del escaso tiempo del que disponemos.

Primero que nada, deberá descubrir en qué malgasta el tiempo. Muchos de nosotros somos proclives a actividades que son un derroche de tiempo que podríamos usar de un modo mucho más productivo. Por ejemplo, el tiempo que “gastamos” en viajar de un punto al otro, puede traducirse en pérdida de dinero, si consideramos que ese tiempo, podríamos invertirlo en algo rentable. Para algunos casos, servirá el chat o el e-mail, aunque para otros será necesario el desplazamiento. También existen salas de conferencia virtuales, que ofrecen servicios adicionales a los de un chat tradicional.

Otra costumbre que podemos adoptar es la de dividir las actividades en otras más pequeñas y enfocarnos en esa actividad solamente. Por ejemplo, hay personas que utilizan el horario entre la cena y la hora de irse a dormir, para terminar algunas tareas que no pueden realizar en otro momento o que, simplemente, quedaron relegadas durante el día. Puede pasar que las tareas que tengamos para terminar, sean variadas, lo cual, implica focalizarse en varias cosas al mismo tiempo. Para ellos, dividir esa tarea en pequeñas porciones y dedicarse a ellas, aumentará la productividad. También es conveniente que nos dediquemos a esa porción de tarea solamente, es decir, si definimos que vamos a completar X porción y terminamos antes, lo mejor será dejar el resto para el día siguiente, no comenzar algo que sabremos de antemano que no podremos terminar, con lo cual, al día siguiente, retomaremos para terminarla y comenzar otra porción y dejarla para continuar el siguiente y así seguiremos descontrolados, a menos que, sepamos de antemano que la siguiente porción de tarea, podremos terminarla por completo en el tiempo que resta. Esta costumbre, nos permite focalizarnos en solo una cosa por vez.

También es útil llevar encima un cuaderno u otro implemento para tomar notas rápidamente y utilizar los tiempos muertos, para tomar apuntes y ganar tiempo luego al encarar la tarea a finalizar.

También es importante, fijar prioridades, siempre considerando que, como seres sociales que somos, normalmente interactuamos y/o dependemos del tiempo de otras personas, las cuales, no siempre, administran bien sus tiempos, con lo cual, fijar las prioridades y tiempos de caducidad de las tareas, será una actividad importante y valiosa.