Según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, España es el segundo país europeo que más gasta en sanidad privada, con un 26% del gasto sanitario total, siendo únicamente superado por Suiza, y teniendo en cuenta cifras que se remontan a la actualidad de 2009, año en el que el gasto sanitario privado alcanzó los 26.697 millones de euros.

De hecho, es notable la diferencia que España ha tomado en este tiempo a Suecia, que por ejemplo se ubica novena en el presente ranking, o a otros países como Grecia y Portugal que por cuestiones propias de la crisis han casi que desaparecidos de los primeros puestos.

En tal sentido, quien se refirió a esta noticia fue el presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, Iñaki Ereño, el encargado de la presentación del informe “Sanidad Privada, aportando valor. Análisis de situación 2012”, que desarrolló junto a su secretario general, Juan Abarca, acerca de la actualización de datos de la sanidad privada en el país.

En la investigación se especifica que “España, con un 26,4%, es uno de los países de Europa con mayor gasto sanitario privado sobre gasto sanitario total, sólo superado por Suiza, por lo que el gasto sanitario público de provisión privada representaron en España el 3,24% del PIB en 2009”.

De hecho, en ese mismo año, el 10,4% del gasto sanitario público se destinó a conciertos con la sanidad privada, lo que supuso una inversión de 7.360 millones de euros en términos absolutos, o sea, el 0,73% del PIB. Además, del total del dinero, el 0,14% correspondió a mutualismo administrativo, que aumentó respecto a 2008, alcanzando los dos millones de mutualistas, el 66% representados por la firma Muface.

En cuanto a la penetración del seguro privado, se debe destacar que Madrid se encuentra primero en las listas de las comunidades autónomas, con un 36%, y luego seguido por Cataluña, con el 33%, el País Vasco con el 29%, y Baleares y Aragón con el 28%.