Eso parece pensar Ken Livingstone, alcalde de Londres, en el Foro Económico Mundial.