Evita las distracciones para trabajar mejor
Tener un buen nivel de concentración es más que necesario para poder desarrollar de una forma plena la jornada laboral. De este modo, existen distracciones que son innecesarias tanto cuando desarrollas tu función profesional en la oficina como cuando trabajas desde casa a través de la modalidad del teletrabajo.

En primer lugar, es mejor apagar el teléfono personal para evitar llamadas que puedes posponer fuera del horario laboral. De hecho, en el tiempo de ocio disfrutas de la tranquilidad necesaria para disfrutar de una conversación telefónica con amigos, familiares o con la pareja. Del mismo modo, es mejor tener el correo electrónico cerrado y reduce el número de veces que lo consultas a lo largo del día. Con dos veces, puede ser más que suficiente.

La alternativa de trabajar con música puede ser muy seductora en un primer momento pero la realidad es que la mente no se centra del mismo modo en el objetivo fundamental: cumplir con las obligaciones de la oficina.

Por supuesto, las distracciones son meramente mentales en tanto que el estado de ánimo influye más de lo que parece a simple vista en el desarrollo de la jornada. De hecho, en un momento de enamoramiento, la ilusión se potencia al máximo, la felicidad es plena y esta euforia también se nota a la hora de ir con más energía a la oficina. Por el contrario, en una etapa de desamor y de dolor es fácil que una persona se sienta mal en la jornada laboral.

Y siga dando vueltas a la cabeza sobre las causas de la ruptura. Dichas distracciones son innecesarias, hay que aprender a desconectar de los problemas personales antes de entrar en el trabajo y a la inversa. Es decir, no acudas con la contaminación laboral en la mente cuando llegues a casa.

Imagen: Cuéntame un cuento