Evitar la frustración
La frustración es una emoción humana que remite a la sensación de impotencia y de tristeza que surge ante una situación determinada. La frustración puede vivirse en el ámbito personal pero también, en el ámbito laboral. Es decir, el hecho de trabajar en un empleo que no te gusta o respirar un ambiente inadecuado para ti puede causarte una gran sensación de estrés, ansiedad o malestar. ¿Qué puedes hacer para evitar la frustración?

1) Intenta cambiar las cosas cuando no te gusten, en vez, de quedarte acomodado en lo que ya conoces. Intenta apostar por el cambio, arriesgar, buscar los medios adecuados para hacer las cosas mejor.

2) Expresa tus sentimientos y no te guardes todo para ti. Habla con tus amigos de confianza sobre tus sensaciones. Es importante que seas prudente en este sentido y no hables sobre esta cuestión con cualquier compañero de la oficina sino con alguien que de verdad sientes confianza al cien por cien.

3) Piensa que la situación es temporal, es decir, no se trata de algo eterno sino que podrás recuperar la ilusión lo antes posible.

4) Compensa el malestar que sientes en el trabajo con el optimismo que surge de otros ámbitos de tu vida. Por ejemplo, la amistad, tus aficiones, tu mundo interior, tu creatividad… Cuando reduces toda tu existencia a un solo campo que además, te parece negativo, es normal que te sientas triste.

5) Realiza una búsqueda activa de empleo para poder cambiar de trabajo cuanto antes. El hecho de que en la crisis, sea difícil encontrar empleo no significa que sea imposible. Muchas veces, el optimista busca excusas para no dar un paso hacia delante, en cambio, el optimista busca soluciones adecuadas para resolver un conflicto emocional.

También te puede interesar:
El síndrome del trabajador quemado

Imagen: Reproducción asistida