Como cada viernes, desde hace algún tiempo, el Consejo de Ministros no ha dejado una polémica nueva. Esta vez se trata de la reforma aplicada a la legislación de alquileres en España.

El Gobierno pretende, entre otras muchas cosas, que se reactive el mercado de alquiler en España (forma esta en nuestro país minoritaria frente a la compra, al contrario de lo que sucede en otros países europeos en donde la mitad de la población- aproximadamente- vive en régimen de alquiler -ejemplo, Austria).

Entre las medidas de esta nueva ley se pretende que el casero pueda denunciar al inquilino desde el primer mes de impago y este último puede ser desahuciado en un plazo de diez días.

Pues bien, la organización FACUA-Consumidores en Acción ha sido una de las primeras en criticar esta medida ya que, desde su punto de vista, lo que se provocaría sería una mayor indefensión de los inquilinos y la propensión a la aparición de empresas especulativas en el sector del alquiler.

Rubén Sánchez, portavoz de FACUA; aclaró el punto de vista de la institución en rueda de prensa. Resumimos sus palabras a continuación:

“Con la cortina de humo de la agilización de los desahucios a los morosos, sin duda necesaria, el Gobierno también recorta derechos a los usuarios en este sector impulsando que cualquier inquilino que asuma escrupulosamente los pagos de las rentas mensuales pueda ser echado a la calle” .”El Gobierno pretende fomentar el alquiler de la misma forma que el empleo, facilitando que se echen personas a la calle aunque cumplan con sus obligaciones”. “Mientras, el Gobierno sigue sin imponer a Bankia, la primera inmobiliaria del país, y el resto de bancos nacionalizados, que destinen su parque de viviendas a la venta y alquiler a precios justos”.

Afirma, además, que la ley fomentará la especulación inmobiliaria en vez de la flexibilización del sector, tal y como su propio nombre indica.

 

 

 

Fuente: FACUA