Ahora mismo son muchas las empresas que tienen presencia en las redes sociales más importantes para poder atraer nuevos clientes y a la vez estar presentes e interactuar con ellos de una forma muy diferente.

Esto lo que hace es que la empresa se encuentre más cerca del cliente, que comparta con él o ella una parte más íntima de la empresa.

Ahora bien, estar en una red social no quiere ser estar igual que en la página web, es decir, ser formal, dar respuesta coherentes si, pero sin personalidad. Ese es uno de los fallos que se tiene y hay que evitar a toda costa porque de lo que se trata es de dar a conocer, no la empresa, sino la personalidad de la empresa, lo que hay detrás del nombre de la empresa.

Esto es lo que siempre se olvida por parte de las empresas, el hecho de que no están representando a la empresa sino que son la empresa. Por eso el trato siempre ha de ser más impersonal, más como es la empresa por dentro, no de cara al exterior.

También se falla en las redes sociales al usar el mismo logo que para la empresa. Siempre se puede variar un poco, adaptarlo a un ambiente más cercano o incluso atreverse con colores llamativos para destacar sobre otros.

Se recomienda que al menos, a la semana, se hagan 2-3 aportaciones al muro, si puede ser con algo relacionado con el día mejor, porque así puedes ir hablando un poco de ese día para la empresa o para la persona que controla esa red social.

Y, sobre todo, implicar a las personas en concursos, juegos, etc. que les llamen la atención.