Según ha informado en las últimas horas el Consejo para la Coordinación de Inversiones de Indonesia, tanto la inversión proveniente del extranjero, como la surgida en el propio país, han marcado registros, en aumento, de alrededor del 33% con respecto al año pasado, si consideramos los primeros tres meses de este 2012, hasta alcanzar los 5.900 millones de euros, y en buena parte, gracias a la participación del sector minero.

Hay que destacar en este mismo sentido, que si bien el gobierno de Indonesia había advertido de un crecimiento probable de alrededor del 25%, los propios funcionarios principales se vieron muy entusiasmados con las cifras estipuladas.

De hecho, la inversión extranjera fue la más cuantiosa entre enero y marzo, hasta los 5.650 millones de dólares, lo que determinó un crecimiento de alrededor del 30% con respecto al año 2011. En este segmento, el sector minero tuvo una trascendental participación, como mencionábamos, ya que supuso casi una quinta parte del total del capital invertido en territorio nacional. Al mismo tiempo, este ente confirmó que la inversión doméstica creció un 40%, hasta los 2.150 millones de dólares.

A tales efectos, el ministro de Comercio, Gita Wirjawan, expresó mediante un comunicado de prensa que, “a pesar de la desaceleración en las economías de Estados Unidos y Europa, las inversiones en Indonesia están creciendo a buen ritmo”, siendo esto debido a que los “esfuerzos para extender la inversión a lo largo del país están dando resultados”.

Por último, vale señalarse que Indonesia, cuya economía ha presentado un crecimiento de alrededor del 6,5% del total el año pasado, y que actualmente tiene una población de 240 millones de habitantes, y en crecimiento, forma parte del poderoso G20, siendo catalogado como la 18º economía más importante del mundo por el FMI, Fondo Monetario Internacional.